Prevención de la parotiditis

Hombre recibiendo la vacuna triple vírica

Las paperas son prevenibles mediante vacunación. Una persona es inmune a las paperas si previamente ha tenido la infección o ha sido vacunada contra las paperas.

La vacuna contra las paperas se administra como parte de la vacuna triple vírica, que protege del sarampión, las paperas y la rubéola. Se recomiendan dos dosis de esta vacuna antes de que un niño vaya a la escuela: la primera entre las edades de 12 y 15 meses y la segunda entre los 4 y 6 años o entre 11 y 12 años si no se administró previamente.

¿Es segura la vacuna triple vírica?

Las vacunas, como cualquier otro medicamento, pueden tener efectos secundarios. No obstante, la mayoría de los niños que reciben la vacuna no experimentan efectos secundarios, y si se producen suelen ser síntomas muy leves, como fiebre o una erupción. Algunas personas (en su mayoría adultos) pueden tener dolor en las articulaciones después de un breve periodo de tiempo. Menos de uno de cada millón de dosis provoca una reacción alérgica grave.

Algunos activistas anti-vacunas protestan en contra de la administración de la vacuna contra las paperas, alegando que la cepa de la vacuna atenuada es perjudicial. Se ha argumentado que la vacuna triple vírica está relacionada con el autismo, pero ningún estudio ha encontrado vínculo entre la vacuna y el autismo. 1

¿Si no vacuno a mi hijo, tendrá paperas?

La parotiditis es una enfermedad extremadamente contagiosa. Los niños que no reciben la vacuna triple vírica y se exponen a la parotiditis podrían contagiarse. Antes de que existiera la vacuna, era una enfermedad bastante común en niños, adolescentes y adultos jóvenes. Esta cifra se ha reducido drásticamente desde que se ha introducido la vacuna. 2

Las paperas pueden causar complicaciones graves como sordera, infección cerebral o de la médula espinal, y una inflamación dolorosa de los testículos. Leer más →

¿Un adulto necesita la vacuna triple vírica?

Quién no debe vacunarse

Usted no necesita una vacuna si:

  • Ha recibido dos dosis de la vacuna triple vírica a los 12 meses de edad o una dosis de la vacuna triple vírica y una segunda dosis de la vacuna contra el sarampión.
  • Tuvo una dosis de la triple vírica y no tiene un alto riesgo de exposición a sarampión o paperas.
  • Un análisis de sangre demuestra que es inmune al sarampión, las paperas y la rubéola.

La vacuna no se recomienda para:

  • Las mujeres embarazadas o que planean quedar embarazadas dentro de las próximas cuatro semanas.
  • Las personas que han tenido una reacción alérgica potencialmente mortal a la gelatina o al antibiótico neomicina.
  • Las personas con sistemas inmunológicos gravemente comprometidos, a menos que los beneficios de la vacuna superan los riesgos.

Si tiene cáncer, un trastorno sanguíneo u otra enfermedad que afecta su sistema inmunológico, hable con su médico antes de recibir la vacuna triple vírica.

Quién debe vacunarse

Usted debe recibir una vacuna si no se ajusta a los criterios enumerados anteriormente y:

  • Es una mujer no embarazada en edad fértil
  • Asiste a la universidad o escuela post-secundaria
  • Trabaja en un hospital, centro médico, centro de cuidado infantil o una escuela
  • Tiene planes para viajar al extranjero o tomar un crucero

Recursos externos

Referencias

  1. Taylor B1, Miller E, Farrington CP, Petropoulos MC, Favot-Mayaud I, Li J, Waight PA (Junio de 1999). “Autism and measles, mumps, and rubella vaccine: no epidemiological evidence for a causal association.” Lancet 353 (9169): 2026–9. PMID 10376617.
  2. Roush, SW; Murphy, TV; Vaccine-Preventable Disease Table Working, Group (Noviembre de 2007). “Historical comparisons of morbidity and mortality for vaccine-preventable diseases in the United States.”. JAMA 298 (18): 2155–63. PMID 18000199.